estrategia-de-marca
Volver > <

Artículo

Estrategia de marca: Claves para no caer en el olvido

Hoy en día es más necesario que nunca que las empresas y marcas convenzan, transmitan y generen una confianza que añada un valor a los consumidores. Deben tener una personalidad propia que conecte con los usuarios, una estrategia de marca que facilite la creación de futuras experiencias.

En el siguiente post vamos a definir las principales claves para crear una estrategia de branding que cumpla todas las expectativas, facilite el recuerdo y la creación de experiencias que den lugar a relaciones directas con sus consumidores.

Principales claves para diseñar y definir una estrategia de branding

Destacar que debe ir de la mano de una estrategia de negocio en la que se haya analizado a conciencia el mercado y su competencia, definiendo unos objetivos claros y alcanzables. Es decir, lo primero de todo, antes de definir la estrategia de marca, es asegurar la viabilidad del negocio. No tendría ningún sentido destinar recursos a un proyecto que no presenta oportunidad o ventaja alguna y acompañarlo al fracaso.

Definición del público objetivo

En primer lugar, una vez delimitado correctamente tu público, hay que conocer sus comportamientos y patrones para llegar con fuerza y de la manera más acertada.

Para ello es primordial realizar un estudio o investigación del mercado y sus actores, con el objetivo de hallar necesidades insatisfechas o latentes que permitan dirigirnos a un segmento que, básicamente, está esperando a la marca de sus amores. Es decir, conocer todos y cada uno de los engranajes del mercado para así hallar actitudes, motivaciones y percepciones hacia las que dirigirnos.

No se trata de descubrir nuevas necesidades o impulsar deseos que actualmente no existen, sino dirigirnos hacia determinados puntos conectando de mejor manera con un público específico.

En todos los mercados existen multitud de barreras de entrada pero en muchas ocasiones se puede observar que los líderes de mercado cuentan con un gran producto pero no con un estrategia de marca y comunicación dirigida a sus consumidores, lo que supone una verdadera oportunidad que aprovechar.

Conocer al consumidor potencial es crucial para la creación de una identidad e imagen que guarde relaciones directas con el público al que se dirige. Es la mejor manera de garantizar un elevado atractivo de mercado que potencie la entrada al mercado.

Creación y diseño de la identidad corporativa

Todas las acciones futuras deben mantener la esencia y transmitir los mismos valores. Por ello, una vez definido el target, se define el naming, se crea el logotipo, se eligen los colores corporativos…

En definitiva, se compone una imagen corporativa con un alto poder de atractivo, pero siempre acorde a los hábitos e impresiones del público definido con anterioridad. Es esencial que los elementos corporativos guarden una cuidada y detallada coherencia con los valores a transmitir, para evitar discordancias que puedan generar dudas.

Cuando nos encontramos ante una idea o modelo de negocio sin ejecutar, un error muy común es crear primero la marca y con posterioridad definir el nicho de mercado. Es decir: mi marca se ha de llamar así, tiene este logotipo, y va a ser de esta forma guste o no, aunque ya te digo yo que les gustará… ya lo veras… hazme caso a mí.

¿Conclusión? Que al saltarte uno de los pasos más importantes, elevas el riesgo enormemente hasta llegar a una cuerda floja en la que se balancea el futuro del negocio por no saber tan siquiera hacia quién se dirige la marca.

Podemos encontrarnos también en el caso de que la marca lleve tiempo operando en el mercado y lo que requiera es una actualización, un restyling o una nueva estrategia porque las necesidades o el mercado han cambiado. En este caso, apenas cambiaría el proceso, ya que se debería analizar el motivo del cambio para redefinir el camino y no dejar en manos del azar el nuevo lanzamiento.

Comunicar el valor de la marca y conectar con el público

El siguiente paso será crear una estrategia de comunicación y contenidos que nos permita conectar con nuestro público en aquellos lugares donde se encuentra. De esta forma, lo primero será observar en qué medios se mueve y participa el usuario para no despilfarrar recursos en entornos donde haya presencia de consumidores potenciales.

En la actualidad, en la mayoría de los casos el foco se centra en los medios online, por lo que crear un plan de social media será una opción muy recomendable en la mayoría de los casos para generar una reputación que traspase fronteras.

Una vez planificada la estrategia de medios, como decíamos en el punto anterior, todas las acciones deben llevar el sello de la marca. Una estrategia de tono de voz que fije la forma en que comunicaremos, siempre será una de las claves del éxito para interactuar con los usuarios.

Independientemente de que la mayoría de personas tengan presencia en medios online, es vital conectar el off y el on con acciones que refuercen la autoridad de la marca y unan de una manera más humana a los consumidores, pudiendo aportar el verdadero valor de la marca y todo lo que se encuentra detrás de ella.

Esto último es muy importante a tener en cuenta. Con el auge del mundo digital, muchas marcas centran todos sus esfuerzos en los medios online, focalizando exhaustivamente a un público muy concreto, pero dejando de lado la marca y su autoridad. A corto plazo es una estrategia efectiva, pero en el largo, estamos dejando atrás la extensión y expansión de marca ya que limitamos sus canales y su alcance, a pesar de que este último se logre en mayor cantidad y rapidez en internet.

No se trata de centrarse única y exclusivamente en un foco concreto ni, por el contrario, abarcar absolutamente todo. Se deben perseguir objetivos accesibles y razonables sin cerrar puertas ni abrir demasiados fuegos que no seamos capaces de apagar. De no ser así, acabaremos limitando y/o quemando el valor de la marca en un breve período de tiempo.

En resumen, una estrategia de comunicación debería contener una previa observación de los medios, el establecimiento de un tono de voz, la definición de unos objetivos y una excelente planificación a seguir.

Experiencia de marca

Todo se resume a crear una experiencia con el consumidor, que no para él. La marca debe ser respaldada por un conjunto de acciones que incentive e impulse la interacción de las personas. La marca y su valor, deben ser partícipes en todo momento transmitiendo los factores diferenciales a través de un comportamiento estratégico.

Para ello, son imprescindibles todos los puntos anteriores. Un diseño atractivo e impecable, una comunicación activa dirigida a un público concreto y una constante escucha activa del mercado. Una vez contemos con ello, entra en juego el papel de la creatividad y el marketing como herramientas para generar recuerdo y confianza que refuercen la reputación global y hagan despuntar la marca.

En cuanto a la estrategia de marketing ligada a la marca, en los últimos años una de las técnicas más efectivas es el “storytelling”. Consiste en crear una historia detrás de la marca que facilite la conexión con los usuarios. No se trata de engañar y aprovecharse de las emociones, sino de buscar el verdadero valor, cultura y principios, y comunicarlo de una manera única, diferente y llamativa a través de los diferentes canales.

De esta forma, se busca socializar la marca originando una relación directa con el objetivo de obtener una difusión positiva.

 

Como conclusión, una estrategia de marca efectiva debe contar con un proceso inicial analítico, lógico y racional que garantice una serie de pasos a seguir para entrar en un mercado con buen pie. Es vital desechar todo tipo de suposiciones y analizar el mercado, la competencia, el público y sus necesidades para contar con datos reales y objetivos.

Una vez definido el camino y los puntos claves, entra en juego el papel creativo y el ingenio que, unido a la estrategia, da lugar a una combinación ideal para la creación de una marca convincente y atractiva con una gran historia detrás.

El branding es un mundo maravilloso que nos apasiona pues engloba análisis, estrategia, creatividad y digitalización… ¡absolutamente todo! La búsqueda de un perfecto equilibrio entre los diferentes conceptos es uno de los trabajos más bonitos y que más nos gustan en Numéricco.

¡Esperamos que te haya gustado y sido de utilidad el post! Te animamos a que lo compartas en redes sociales con tu querida comunidad.

¿Buscas una solución creativa?

Contacta